La crisis actual de los gobiernos de izquierda en Suramérica

di

Mucho se ha discutido acerca de si el carácter de los actuales gobiernos en algunos de los países suramericanos es de corte progresista o si es efectivamente una propuesta de izquierda; con frecuencia las columnas de opinión en países como Ecuador, Bolivia, Argentina, Chile o Colombia examinan las amenazas y avances que han representado los Gobiernos de Evo Morales o Rafael Correa.

A simple vista, la discusión parece insalvable ya que los balances de los gobiernos de izquierda en Suramérica han arrojado resultados disímiles no sólo entre ellos sino además en los distintos asuntos de lo gobernable. Frente a esta última delimitación la discusión no ha sido menos álgida, toda vez que la totalidad de estos gobiernos han re-posicionado la acción del Estado y han reglamentado nuevas actividades y ámbitos de la vida social.

Este panorama lejos de resolverse, se ha visto exacerbado por la coyuntura internacional originada por la crisis económica posterior al 2008 y el reciente deterioro de los términos de intercambio, donde la caída abrupta de la cotización internacional del petróleo es sólo la punta del iceberg de un entorno global altamente volátil.

Más allá de los debates teóricos en torno a la definición e identidad de la izquierda latinoamericana que parece ser un tema clásico en las facultades de Derecho y Ciencia Política de la región, la discusión se ha transformado en una cuestión de vital importancia, toda vez que de lo que estamos hablando es de la sostenibilidad y sobrevivencia de los actuales gobiernos suramericanos auto-declarados de izquierda.

Y es que en la actual coyuntura internacional parece más coherente trascender la discusión inacabada acerca de la naturaleza ideológica de los actuales gobiernos de países como Venezuela, Ecuador, Argentina o Bolivia, y asumir el análisis crítico de las posibilidades de continuidad de estos proyectos políticos que pese a las discordias teóricas se asumen a sí mismos como de izquierda.

Indistintamente de la posición adoptada lo que resulta innegable es que estos gobiernos han representado una ruptura de la hegemonía de los gobiernos defensores de la liberalización financiera, la apertura comercial, la minimización del Estado y la alineación con Estados Unidos, lo que en el contexto latinoamericano se ha asociado a los gobiernos de derecha o al gobierno de las élites políticas tradicionales.

La recordación de estos gobiernos no se deriva solamente de su postura ideológica sino que también se debe a que coinciden en mayor o menor medida con el período de bonanza y crecimiento económico que representó para la región y para el conjunto de los países del Sur, el mejoramiento de los términos de intercambio impulsado en buena medida por la cotización histórica que alcanzó el petróleo.

Es esta triada situacional de mejoramiento de los términos de intercambio, autodefinición como gobiernos de izquierda y la crisis del modelo de gobernabilidad encarnado por las élites políticas tradicionales, las que explican el triunfo electoral de nuevas fuerzas políticas representadas por personajes como Evo Morales o los Kirchner, que a través de la reelección permanecen en el ejercicio del poder y que ahora deben hacer frente al cambio en los flujos internacionales de capital y la nueva coyuntura geopolítica.

Las implicaciones de este nuevo entorno global para los gobiernos de izquierda en Suramérica es el tema del que nos ocuparemos en las siguientes entregas de este especial acerca de la realidad socio-política de la región, examinando para ello los retos, respuestas y limitaciones de cada uno de estos gobiernos a la hora de afrontar la nueva coyuntura internacional.

Así, en el próximo artículo iniciaremos por Venezuela, país que lideró procesos de integración como el ALBA o la UNASUR y que en la actualidad afronta la más profunda crisis económica y de gobernabilidad de su historia reciente.

Politólogo y licenciado en Ciencias Sociales; Magister en Relaciones Internacionales, especialidad Economía y Finanzas. Con experiencia en gestión de proyectos e investigación social, análisis político y de coyuntura internacional, seguimiento de políticas públicas y procesos de integración regional. Así mismo docente universitario en el ámbito de gobierno, gestión política, internacionalización empresarial y contexto global.

Lascia un commento

Your email address will not be published.

*

Articoli

Torna SU